viernes, 13 de julio de 2012

El estudio de la luz

La luz es un tipo de energía radiante que actúa mediante partículas y ondas. La luz configura las formas mediante su posición, puede ser natural o artificial, la primera fuente proviene del sol y es más intensa que la segunda.
La  luz artificial aunque es menos intensa que la solar, aumenta con la aproximación de la fuente de luz al objeto. Si la luz proviene de un único foco las sombras son más definidas y tienen más contraste, cuanto más intenso es el foco de luz el contraste entre la luz y la sombra también será mayor. Éste efecto de alto contraste puede generar cierto dramatismo en la imagen.

Las formas son visibles gracias a la luz que se propaga en línea del recta y que al encontrar un cuerpo genera zonas de sombra y penumbra. Cuando un rayo de luz incide perpendicularmente sobre un cuerpo la luz es más intensa, es lo que llamamos una luz directa.
Cuando los rayos de luz dejan de incidir perpendicularmente empieza a parecer una zona de sombra. La sombra del objeto se llama propia y la que proyecta sobre otro objeto se llama arrojada. Todos los objetos reflejan la luz produciendo zonas más claras en las sombras llamadas reflejos.













canvaz.com
Sorolla es el pintor de la luz por excelencia.




La luz natural es la que proporciona el sol que debido a su gran distancia se puede considerar constituido por rayos paralelos. Los rayos de sol incidentes que están anteriores a un cuerpo proyectan la sombra hacia atrás y por efecto de la perspectiva las sombras paralelas concurren en un punto, si son horizontales, sobre la línea del horizonte. Si los rayos incidentes sobre el cuerpo están posteriores a él, proyectará la sombra hacia adelante, siguiendo las mismas líneas de la perspectiva del caso anterior.

La luz artificial es aquella que está producida por un punto de luz como una lámpara, esto hace que los rayos sean divergentes  desde el punto de luz. Cuanto más cerca está el punto de luz respecto al objeto que ilumina, más divergentes son los rayos.




Existen grandes artistas que han estudiado la luz en profundidad, entre ellos tenemos al pintor tenebrista Caravaggio, tenemos también en España a los pintores del barroco como Ribera, Zurbarán, Velázquez, etc. Estos artistas estudiaron la alternancia inmediata entre zonas de luz y zonas de oscuridad, lo que se llama claroscuro, creando zonas de sombra y penumbra de alto contraste respecto a la luz.

 trivialeros21.foroactivo.net
800 × 657 - Georges de La Tour "El recién nacido". Pintura tenebrista

El tenebrismo, tendencia surgida en el siglo XVII, busca exaltar el volumen mediante el contraste por la luz concentrada en una zona sobre un fondo de tiniebla.
Los impresionistas en el siglo XIX también hicieron un profundo estudio de la luz natural al incorporarla a sus cuadros.

La luz crea ambientes y comunica sensaciones singulares, por ejemplo en el siglo XIII en el arte gótico se buscaban soluciones para que los templos tuvieron gran iluminación aligerando muros  mediante grandes ventanales y rosetones cubiertos por vidrieras coloristas.

Estudio de la luz en un crepúsculo.
Obra de Mª Paz Gulias Nantes


Cuando un foco de luz incide en un objeto se genera una zona iluminada mientras que en su zona opuesta en la que no recibe luz se oscurece, entre ambos existe una gama de grises del claro al oscuro. A esta gama de grises se le conoce como gama de valores o de tonos, siendo el blanco y el negro valores extremos y los del medio valores intermedios. Cuando  incide la luz sobre el objeto arroja una sombra fuera que se llama sombra arrojada o proyectada mientras que la sombra del mismo objeto se llama sombra propia. Si el relieve de un objeto genera sombras sobre sí mismo decimos que esas sombras son autoarrojadas.
En las zonas de sombra los detalles se pueden seguir apreciando aunque tengan menos luz, la separación entre la luz y la sombra se llama línea separatriz y define la forma del objeto pudiendo coincidir con una generatriz del mismo.

Las sombras proyectadas son por lo general más oscuras que las propias, si la luz está dirigida las sombras son más duras y definidas. Cuanto más pequeño sea el foco de luz más nítida es la línea que separa la luz de la sombra arrojada. Si la iluminación es difusa las sombras son suaves y desdibujadas. Los objetos brillantes reflejan su entorno de forma viva y las sombras pueden ser más acusadas que en un objeto  rugoso, mientras que los objetos mates generan reflejos más tenues y sombras más veladas. Los objetos claros generan sombras acusadas por efecto de contraste mientras que los oscuros dan sombras menos acusadas por el mismo efecto.

Si tenemos en consideración el color de los objetos, las superficies más iluminadas se interpretan en un tono medio del color más blanquecino o amarillo, según sea el tono de la luz. Las superficies que reciben una luz media tienen el color propio y las menos iluminadas tienen en su sombra propia el color complementario.

A continuación se muestran algunas páginas sobre el cálculo de los efectos de la luz en el dibujo:


http://sombras-en-perspectiva-conica.blogspot.com/
http://reloj-de-sol.blogspot.com/



























Efectos de la luz y el color de las sombras:

























Vídeo con efectos de la luz en un rostro




No hay comentarios:

Publicar un comentario