jueves, 12 de julio de 2012

Las texturas

La textura es el aspecto exterior que produce una obra tanto a nivel táctil como visual. Cuando repetimos una forma  sobre un cuadro estamos creando un signo repetitivo que involucra al espectador, es una textura visual. Si al mismo tiempo tiene relieve y se puede percibir con el tacto tenemos una textura táctil.
Artistas como Tapies lo han utilizado como medio de comunicación, genera superficies con texturas de distintos materiales para dar mayor significación a la obra.
Los valores expresivos de una obra de arte se potencian con un recurso como son las texturas, éstas son la especial calidad del acabado de las superficies. La textura expresa un atractivo visual expresivo y promueve que el espectador tenga deseo de tocar la obra, es por lo que tiene un valor táctil al igual que la escultura.

Tenemos las texturas clásicas de pasar un lápiz blando sobre un papel arrugado o bien sobre un papel que se apoya en un elemento rugoso como puede ser una moneda. Otras veces se mancha  el papel con un color y luego se raspa, conservando parte de la textura del mismo. En otras ocasiones cogemos elementos manchados y los presionamos en distintas zonas del papel de forma repetida para obtener distintas texturas. Las posibilidades son innumerables.


Se pueden obtener efectos de texturas con barnizados como por ejemplo el barniz copal u otro igualmente espeso sobre  obras hechas con témperas. El temple también se vuelve brillante con el barniz pareciendo un esmalte, asimismo el papel se vuelve translúcido y se torna con una apariencia casi mineral.
Otro efecto de texturas es la que se utiliza en el monotipo, que no es otra cosa que pintar sobre una superficie poco absorbente y estampar un papel sobre la mismo antes de que se seque la pintura, la imagen impresa es el monotipo que recoge la textura de la superficie.
Otro recurso muy utilizado para la ejecución de las texturas es el uso de las plantillas que pueden servir para repetir un mismo tema o para definir formas, por ejemplo al salpicar dentro de los huecos de las mismas.
En el arte moderno desde el dadaísmo pasando por el arte abstracto, la textura ha sido la gran protagonista, utilizada para generar  todo tipo de materiales y posibilidades para enriquecer los poderes expresivos de la obra de arte.


Óleo con esgrafiado o rascado sobre el lienzo. Obra de Mª Paz Gulias Nantes.


La textura es el aspecto exterior que nos produce una obra, tanto si es táctil como visual, la superficie de cualquier materia.
Podemos obtener distintas texturas por ejemplo pasando un lápiz de forma suave sobre un papel arrugado, podemos conseguir texturas marchando un papel con distintos pigmentos y raspando posteriormente el pigmento mientras se conserva húmedo.
Podemos coger un elemento y mojarlo en pintura y a continuación presionarlo sobre un papel de formas distintas, generando así una textura irregular. Podemos crear una textura al pasar un lápiz blando sobre un soporte como el papel situado encima de una superficie rugosa.

Estudio de diferentes texturas de Xavier Riomao




Las texturas en la pintura deben considerarse primeramente desde los ángulos de 
A) La forma: texturas dibujadas, es decir mediante línea pura y adicionando claroscuro.
B) El color: Pintadas, ya sea a punta seca (lápices de colores, ceras, gises pastel, etc.) o a través de medios húmedos. (acuarelas, acrílico, óleo, tintas, etc.)
C) Texturas físicas: polvos, gránulos, fibras, pastas, etc. 
El artista al expresar figura o abstractismo con texturas, debe tener siempre en cuenta que estas son el resultado del estado químico de la materia: Sólido, líquido o gaseoso y a partir de esto enriquecer su técnica para crear o innovar conforme a su estilo. Antonio Alvarez A.


Experiencias de texturas

4 comentarios: